4 dic. 2012

Sin vuelta atrás

¿Sabes qué? Cuando todo lo que has odiado se va, una parte de ti vuela a su lado. Lo que creías que estabas mejor sin ello, que no soportabas ni mirarle a los ojos y deseabas que marchara de una de una vez por todas, te das cuenta de la gran estupidez que cometiste al dejar que se alejara. Es una lástima sentir que todo a lo que un día perteneciste, se va difuminando en la las sombras sin dejar rastro alguno, el calor que transmitía, poco a poco notas como se desvanece entre la nada, por que ya no existe, fue cosa del pasado, ahora lo que importa es el presente y este presente no es otra cosa sino las consecuencias de tus acciones anteriores. Puedes pensar si todo estaba escrito para que sucediese como hasta el momento está haciendo. Te cuestionas qué pasaría si tu modo de actuar hubiese sido de otra forma, pero nada, caes en la cuenta que de todos modos, hubiera tenido el mismo final, porque no sabes en la situación en la que te encuentras hasta que pierdes todo. Entonces, ahora estas sola, agachas la cabeza y empiezas recordando uno por uno todos tu fallos, mentiras, miradas y pensamientos de lo que te arrepientes. Intentas volver como si no hubiese pasado nada, pero aunque el pasado no exista, sigue estando en tu memoria, marcado con un sello hirviendo en tu pecho. No es tan fácil hacer un jarrón añicos y después volver a pegarlo de nuevo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario