27 dic. 2012

DOS MIL TRECE

Llevo tanto tiempo sin surcar estos mares de letras que ya casi ni me acuerdo cómo se hacia, la esencia que tenía poco a poco noto que se va apagando y no hago nada por volver a encenderla. La miro, la recuerdo como una etapa ya pasada, apenas toco una página, me duermo antes de pensar en nada. Estoy demasiado cansada de mi vida, de tanta rutina y metas inalcanzadas. No quiero que suceda esto que ahora mismo es un presente claro y duro, que dejará mella, seguro, pero al menos me abrirá los ojos y me enseñará que es lo que no hay que volver a hacer. Con motivo de este gran dos mil trece, y por ser el año con mi número favorito de la suerte, empezaré haciendo una lista de propósitos y despropósitos, uno para cada mes a cumplir, más o menos esta será mi regla general, aunque seguro que con lo indecisa que soy, variará.
Por supuesto, los iré subiendo día tras día. Este será mi propósito antes de que acabe este polémico 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario