31 ago. 2012

Mucho más que hablar, poco más que decir

Orgullo y prejuicio, grandes palabras. Todos hemos sentido ese tipo de sentimientos, desde el principio de los tiempo hasta la actualidad pasando por todo tipo de clases, durante todas las épocas; sea mal visto, despreciable o incluso tan honroso como unos principios. Toda la humanidad ha vividos dichos sentimientos y es que pueden cambiar las costumbres, la manera de pensar, las modas e incluso la inteligencia pero nunca podremos arrebatar al hombre lo que le hace hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario